Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal
Artículo -
Publicado en:Diario Popular

El año próximo será mejor, sin una gran recuperación

Economistas consultados por Diario Popular brindaron sus vaticinios. "No se observarán ajustes en la magnitud que se dieron en este año", dijo Gabriel Zelpo. Para Fracchia, está ligado a lo que hará Trump.

Los economistas consultados coincidieron en que 2017 será mejor que 2016 pero haciendo la salvedad de que el año que culmina fue `malo` en términos de caída del salario real y del consumo popular, por lo que no se espera una recuperación espectacular de esas variables.

"Esperamos un año bueno en comparación con 2016, que ha sido malo. No se observarán los ajustes en la magnitud que se dieron en este año, por lo que prevemos un crecimiento de recuperación. Es decir, habrá un aumento del salario real que compensará la pérdida del orden del 4% registrada este año en lo que se refiere al empleo registrado", sintetizó para Diario Popular Gabriel Zelpo, economista de Elypsis.

"Creemos que ya en este momento el salario real ha dejado de perder, por lo que la tendencia de aquí en más es de recuperación, aunque muy lentamente", completó.

Para el economista, las primeras señales de repunte se darán en el arranque del año y se extenderán durante los siguientes seis meses previos a las elecciones legislativas.

Zelpo destacó asimismo la política de tasas que impulsa el Banco Central y que funcionará apoyando esa recuperación. "En tasas cortas ya vemos una recorte de 5 puntos", indicó.

En cuanto al comportamiento de los precios, Zelpo vaticinó que "la inflación de todo el año que viene se situará en un nivel de entre 20 y 22 por ciento con un promedio de 1,5% mensual, por encima de la previsión del BCRA que la pronosticó entre 12 y 17 por ciento".

Sector por sector el economista de Elypsis destacó que "el sector más pujante va a ser el agro, que tocará su punto más alto en mayo junio cuando se levante la cosecha gruesa".

"En la construcción -agregótambién observaremos un repunte, fundamentalmente por la recuperación de la obra pública".

En tanto, el informe económico mensual elaborado por el área de economía del IAE Business School, sostiene que la economía cerrará 2016 con una caída cercana al 2%, con recuperación de pocos sectores y que el año próximo habrá un crecimiento "en torno al 3%, aunque producto de un año electoral y la ventaja estadística de dejar atrás un año de crisis".

"La mejora del salario real es clave para recomponer el consumo e incentivar la producción y la inversión", según el análisis del economista Carlos Belloni.

A su vez, el economista Eduardo Fracchia señaló que "al reflexionar sobre 2017, el contexto económico está ligado estrechamente a qué va a hacer Trump` una vez que asuma como jefe de la Casa Blanca, en enero próximo".

"Pareciera que viene un ciclo proteccionista y nacionalista que no coincide con el planteo estratégico del ideario de Cambiemos, más abierto al mundo. Por otra parte, es clave en el contexto macro seguir a Brasil. Si bien las perspectivas mejoran, se espera un crecimiento tímido para el año que viene. Debido a su recesión, Brasil tiene un fuerte saldo comercial superavitario", puntualizó.

En tanto, Juan Llach afirmó que "es probable una economía de Trump que lleve a los Estados Unidos a algo más de crecimiento e inflación y a claros aumentos del déficit y la deuda pública. La apreciación del dólar dependerá del resultado de una pulseada entre la Reserva Federal -más predispuesta a subir las tasas- y la Casa Blanca -más interesada en evitarlo para lograr un dólar débil".

"Este escenario sería el más favorable a los países emergentes, no sólo por mayores chances de precios sostenidos de los commodities, sino también por un mayor apetito global de activos de estos países, incluida la Argentina", explicó.

Llach dijo que "aunque es evidente que hay riesgos, no veo probable a corto plazo una situación de alto riesgo para los países emergentes. Esto no excluye una seria preocupación por la eventualidad de un giro muy proteccionista de los EE.UU., lo que en el mediano y largo plazo conspiraría contra el desarrollo de la economía global, de los emergentes y de la Argentina".

El informe señaló que "el balance social de este primer año no es bueno, aunque tampoco se esperaba una mejora importante dado los desequilibrios macroeconómicos presentes` y proyectó que el que viene `la menor inflación, en torno a 20%, posibilitará la recuperación del salario real, siempre que la economía inicie la recuperación y las paritarias logren ubicarse por encima de la inflación. Esta situación tendrá un efecto positivo en la reducción de la pobreza". "Esperamos un año bueno en comparación con 2016, que ha sido malo", dijo Gabriel Zelpo. El IAE estimó que "el nivel de empleo mejorará en el sector informal, por repunte de industria y construcción".